Esas increíbles segundas partes…

tumblr_l2q88ioE2u1qatn9jo1_500Este fue nuestro segundo encuentro. Ricardo me había contactado por primera vez hacía 3 meses para poder vernos. Aunque él vive en Londres viene de vez en cuando a Madrid por temas de trabajo. Me comento que tenía un hueco libre tarde-noche por lo que arreglamos para conocernos. Cuando lo vi me sorprendió gratamente. Unos 45 años, de pelo un poco canoso, vestido de ejecutivo y que olía uff madre mía! Que bien olía! Ese día la pasamos realmente bien y descubrí que Ricardo es un CABALLERO de los pies a la cabeza 🙂

Hace un mes volvió a contactarme para volvernos a ver. Me comentó que iba a pasar 3 días en Madrid y que reservara una noche para él. Llegó el día. Una cena llena de risas y picardía. Después, nos dirigimos a la suite. Confieso que le tenía ganas, cada vez que aspiro esa fragancia me enloquece uff y supongo que no fui discreta, quería que lo notara 😛

Empezamos a acariciarnos y a besarnos en el ascensor. Cuando entramos en la habitación, me di cuenta que había una botella de champán enfriándose junto con dos copas pero estábamos tan calientes que nuestras ropas tardaron pocos segundos en entrar en contacto con el suelo. Empezamos en la ducha, seguimos en la cama, continuamos en el sofá y acabamos nuevamente en la cama. Exhaustos y acalorados nos metimos en la ducha y posteriormente degustamos el champán (me vino de lujo porque estaba muertita de sed 😛 ). Tuvimos una conversación que duro poco porque dimos paso a un segundo round para posteriormente caer rendidos en los brazos de Morfeo.

Me desperté en la madrugada con algo de frío por lo que me levanté para coger una manta y acurrucarme pero Ricardo sintió que me había levantado y estirando su brazo me dice –Ven Danna, vuelve a la cama. Y yo con una sonrisa picarona le digo – No – pero tomo su mano. Me coloca encima de él, desnudo, justo arriba de su miembro, el cual hace contacto con mi sexo y empiezo a sentir que el suyo se endurece pidiendo guerra. Si guerra me pide guerra le doy 😛

Empiezo a cabalgar sobre él. Sus brazos entrelazan mi cintura y me aprieta contra él para penetrarme completa. Lo beso en el cuello, en los labios, le doy pequeños mordiscos traviesos en sus hombros. Sus manos enloquecen tocándome desde la nuca hasta mis nalgas, pasando por mi espalda. Me estremezco. Atrapo sus manos y las subo por encima de su cabeza mientras tanto el devora mis pechos. Eso lo excitó lo suficiente como para explotar en un soberano orgasmo con gemidos de esos que me ponen a mil y que hacen que acabe segundos después. Y una vez más caímos rendidos en la cama. Y una vez más el sueño nos venció…

Danna

Pd: Estos contenidos han sido publicados con permiso del coprotagonista 😉

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s