Una ducha con final feliz

11733441_681740718598066_577545027_nEstos días, las calles se han convertido en el desierto del Sahara y las casas, en hornos en pleno funcionamiento. Y es que paso la mayor parte del día debajo de la alcachofa de la ducha (y no es de extrañar, estos días el sol me odia jeje). Y entre ducha y ducha me vino un recuerdo a la mente.

Rememoré a Rubén, un amigo el cual se convirtió durante unos pocos pero intensos meses en mi follamigo (yo prefiero llamarlo “amigo con derecho” que suena mejor 🙂 ). La verdad es que es un chico bastante normalito pero tenía un algo, ese algo que me atraía como un imán (y sus gruesos labios también me atraían, todo hay que decirlo 😉 ).

Habíamos quedado con unos amigos para ir a cenar a un restaurante en el que nunca había estado pero él sí, por lo que quedé en ir a su casa un poco antes para luego ir juntos. Cuando llegue le pille recién salido de la ducha.

– Ey! Provocando eh?

– Jaja perdona es que salí tarde del trabajo. Si lo sé, te esperaba para ducharnos juntos…

– Aún tenemos tiempo… – Le dije con una sonrisa picarona.

Él ya sabía de antemano que eso era una invitación a que me quitara la ropa. Invitación aceptada. Empezó a besarme y a tocarme por encima de la ropa. Yo, como no, me puse a mil y le quité la toalla para ver lo que tenía para mí. Comencé a acariciar cada parte de su cuerpo mientras sus gruesos labios me devoraban y sus rudas manos me alzaban el vestido. Me levantó en el aire rodeando con mis piernas su cintura y mis brazos, su cuello. Sin más preámbulos, entro en mí. Primero fue suave pero luego me cogió con sus antebrazos por mis nalgas y las elevó para facilitar más la penetración. Mi cuerpo revotaba contra el suyo y cada vez lo hacía con más rapidez y más fuerza. Y sin parar, empezó a caminar hacia la ducha. El agua empezó a recorrer la desnudez de nuestros cuerpos. La situación era tan caliente que estaba a punto de estallar de placer.

– No pares por favor. Me encanta como me lo haces – Le dije entre gemidos y jadeos mientras nos besábamos.

– Calla por favor, que me vas a hacer acabar – y ni él ni yo pudimos contenernos más…

Y bueno, lo dicho, yo sigo con calor así que me voy a duchar ¿Me acompañas? 😉

Danna

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s